jueves, enero 25, 2007

Difamación - Rosa María Palacios

Difamación - Rosa María Palacios

Señor Ore:

He leído su columna concerniente a mi y a mi familia, publicada en su blog, y he quedado impresionada de la cantidad de mentiras que puedes usted consignar por párrafo. Un record en lo que a mis difamadores concierne. Dado que su blog no admite comentarios anónimos y yo no poseo una cuenta blogger, le rogaría que publique esta comunicación a continuación de su texto, con el único propósito de que algún lector no sufra por la desinformación que usted siembra.

Diego García Sayan no tiene relación alguna, actual o pasada, laboral, contractual o de cualquier otra naturaleza con el Estudio Aurelio Garcia Sayan. El doctor Aurelio García Sayan, fundador del estudio, murió hace años sin dejar hijos. No se cual es el grado de parentesco entre estos personajes y francamente, me es irrelevante. Mi esposo es socio desde hace muchos años de este estudio y presta asesoría legal a la empresa Petro Tech ¿Qué tienen que ver con Diego García Sayan?. Es posible que usted se quiera escudar diciendo que ese dato se publicó en Peru 21 pero la mala fe y el odio se le notan dado que esa información fue rectificada por el redactor al día siguiente.
Las actividades profesionales de mi esposo y de mi suegro son de su exclusiva responsabilidad. Sin embargo, dado que ellos, y las personas con las que se relacionen, tienen que pagar el costo de ser difamados exclusivamente por su relación conmigo, le puedo subrayar a menos uno de sus datos ignominiosos. ¿Mi esposo es responsable de la muerte de trabajadores dice usted? ¿A tanto se puede llegar en el ánimo de insultar? Que vergüenza que un abogado peruano tenga esa ligereza al escribir.
Jamás me ocupado de asuntos relacionados con el trabajo de mi esposo justamente para evitar cualquier conflicto de interés, ¿Sabe usted que es eso? Lo dudo.
No conozco al señor Felix Alvarez Torres pero la referencia que usted cita procede de una página web dedicada a difamar a periodistas independientes. Hay que ser bien estúpido para confundir el cargo de Embajador en Costa Rica con el de agente peruano ante la CIDH, cargo que mi suegro jamás tuvo. Como jamás ocurrió ningún hecho deshonroso como el que usted consigna. Si existió ¿lo podría describir? No puede, porque no existe. Sino ¿Cómo explica que mi suegro fuera Embajador hasta el 28 de julio del año 2000, y que yo criticaba desde mucho antes al régimen de Fujimori?. Para que vea que las familias no son una especie de clan tribal como usted hace creer a sus lectores.
¿Carlos del Solar mi primo? ¿Los Miro Quesada mis primos? ¿Por donde? Ni ellos ni yo estamos enterados. ¿Conseguí un trabajo por ser pariente de unos supuestos primos? Eso debe suceder en su mundo de ficción.
Soy nieta de Amelia Moreyra Paz Soldan, persona que, al igual que todos sus hermanos, ya falleció. ¿Por qué tanto odio contra estos apellidos? Le aclaro que mi abuela tuvo 12 hermanos, mi padre debe tener una treintena de primos, mis primos segundos deben estar por encima del ciento, y mis sobrinos, consanguíneos en noveno grado, de deben andar por los trescientos, sólo por ese lado de la familia. Es obvio que no conozco a todos y no soy, ni podría ser, responsable de sus actividades profesionales, como ellos no pueden ser maltratados por el sólo hecho de tener un parentesco conmigo. ¿Qué clase de genealogía es esa que usted práctica? Para darle mas datos Francisco Moreyra no es mi primo, es primo de mi padre. El único Delgado Sayán que conozco es Cesar (y lo conozco porque es un magnifico médico) esta casado con una prima segunda y yo no tenía ni idea que a su vez eran parientes de los Ferrero, aunque a la verdad es que a usted no hay que creerle nada.

No conozco a su familia, ni me interesa hurgar en archivos genealógicos para medir el valor de un ser humano. Me basta y me sobra con lo que usted escribe para saber que es un discriminador de personas por su origen y un mentiroso desesperado por obtener atención pública a costa de la honra de personas inocentes. Podría seguir contestando cada uno de sus insultos pero creo que el asunto esta claro

Rosa Maria Palacios.

4 comentarios:

Delfín R. Pino Martínez dijo...

Ha sido una casualidad leer la carta de Rosa María Palacios. Me ha sorprendido que llegué a palabras tan altisonantes, pero comprendo su enojo. Este es un comentario para destacar que hayas tenido el gesto de publicar su carta en tu blog. Es una actitud que enaltece.
Saludos,
Rafael.

Delfín R. Pino Martínez dijo...

Ha sido una casualidad leer la carta de Rosa María Palacios. Me ha sorprendido que llegué a palabras tan altisonantes, pero comprendo su enojo. Este es un comentario para destacar que hayas tenido el gesto de publicar su carta en tu blog. Es una actitud que enaltece.
Saludos,
Rafael.

Félix dijo...

Yo tampoco conozco a la señora Palacios, pero mi artículo no estaba publicado en una página dedicada a difamar a periodistas "independientes". Bueno supongo que no leyó la página y segundo, lo de que el señor Varillas es una persona honorable, etc... Bueno que puedo decir si ya todo está en el artículo que citas, es su suegro y es muy bueno para ella, cosas del corazón. Lo de “hay que ser bien estúpido para confundir…”, se lo perdono porque una vez le dije gorda: http://elotrotambor.blogspot.com/2006_06_01_archive.html.

Saludos.

Anónimo dijo...

jajajajajaja...a ella odia que le digan "gorda"...jajajaja...y no le gusta que le enfoquen de cuerpo entero en la TV...porque es bajita y "GORDA"..jajajaja...con respecto al comentario..bueno si le hincan..pega el grito hasta el cielo..!!