miércoles, enero 09, 2008

LA CASTA DE LOS BELAUNDE

LA CASTA DE LOS BELAÚNDE. AUTORÍA: HERMINIO PARRA RIVERA
EXTRAÍDO DE “DE INVASORES A OLIGARCAS” CAPITULO 2 (PAGINAS 132-137)
NOTA: EL AUTOR FUE ASESINADO MIENTRAS TRAMITABA LA PUBLICACIÓN DEL LIBRO COMPLETO.

Este artículo tiene tres grandes partes: la que corresponde a la rama de La Torre, la de los Belaúnde y el cruce de ambas. Hemos empleado numerosas fuentes, desde las actas de fundación de Arequipa,, hasta las obras de Manuel de Mendíburu, Víctor Barriga, Santiago Martínez, Manuel Bustamante de la Fuente, Alberto Rosas Siles y Ernesto Farve, entre otros.

I. LOS LA TORRE
El que inaugura el apellido La Torre en el Perú fue Juan de la Torre, español segundón, natural del Villagarcía, (Provincia de Extremadura), vino a América en 1518. En Panamá se unió a Francisco Pizarra y lo acompañó en la aventura de conquistar el Imperio de los incas. Fue uno de los "Trece de la Isla del Gallo". En l534 estuvo entre los fundadores de la ciudad de Trujillo. El 22 de enero de 1540 Pizarra lo premió con una encomienda en la provincia de Condesuyos (departamento de Arequipa). No era poco. La encomienda contenía a ochocientos indios, repartidos en 13 pueblos; además, todas las estancias de I lameros y I lamas que poseía el cacique principal de la zona: Yuramullo.
El 15 de Agosto de 1540 fundó la ciudad de Arequipa y a poco se constituyó en su primer Alcalde. Por esto, el 15 de Setiembre se le obsequió una manzana de terreno para que edificase su casa y once fanegadas de tierras a la orilla del río Chili. Pero el hombre siguió progresando. En presencia de Hernando de Luque, recibió en encomienda las famosas minas de plata de CaiIloma, el 3 de Diciembre de 1540. Esto se sumó a las nuevas encomiendas que el pacificador La Gasca le había otorgado en los Valles de Surimarca, Acarí y Camaná el 7 de Mayo de 1549.
Juan de la Torre hizo carrera de gobierno. En 1552, 1553, 1561 y 1568 fue alcalde ordinario de Arequipa. En 1561 apareció ante el Virrey como encomendero en Cabana, y entre 1568 y 1575 fue regidor perpetuo del cabildo de la Ciudad del Misti.
El 26 de Agosto de 1579 condonó a su hijo Hernando la tercera parte de sus riquezas en forma de mayorazgo, entre las cuales incluyó la hacienda de Pitay. Sus actuales descendientes aún la conservan junto con las haciendas de Toro Muerto, Cuculí, Mamas y Atarán.
Juan de la Torre se casó en Arequipa con Beatriz de Casillas y Padilla, y tuvo tres hijos: Francisco, Hernando e Inés. El mayorazgo (primogénito), Hernando de la Torre y Casillas fue también Alcalde ordinario de Arequipa, entre 1583 y 1597, y en 1802. Contrajo enlace con Catalina Contreras Martínez de Rivera,
El segundo hijo de Hernando, Fernando de la Torre y Martínez de Rivera, fue Tesorero de la Hacienda Real de Arequipa. Luego, en 1611, sucedió a su padre en la encomienda que tenía en territorios de los indios Yanahuaras, Chilques y Chumbivilcas. Fernando contrajo matrimonio con María de Cárdenas Zapata y tuvo un solo hijo, Juan de la Torre y Cárdenas, almirante.
Juan fue, (como su abuelo y bisabuelo), Alcalde ordinario de Arequipa entre 1539 y 1647. En 1647 fue corregidor de Arequipa y el mismo cargo desempeñó en Parinacochas en 1678. Juan de la Torre y Cárdenas se casó con Leonor Zegarra Cassaus y Valverde.
Hijo de este matrimonio fue el general Vicente de la Torre y Zegarra, quien a su vez contrajo enlace con Catalina de Rivera y Palavecino. Les nacieron cinco hijos.
Uno de éstos, el mayorazgo Juan Ignacio de la Torre y Rivera, no defraudó a la tradición familiar; en 1696 fue Alcalde ordinario de Arequipa. Este De la Torre se casó con María Josefa Fernández Dávila.
De este matrimonio provino el mayorazgo Juan Ignacio de la Torre y Fernández Dávila, casado a su vez con María Josefa de Valencia.
Ambos fueron padres de Manuel Vicente de la Torre y Valencia, el cual desposa a Ventura Campos Martínez del Pino. Tuvieron tres hijos: Gertrudis, Jacoba, Josefa y Felipe Antonio de la Torre y Campos. Este último nació y vivió en el valle de Majes, en la provincia de Camaná. Gran hacendado de la zona, fue nombrado por Bolívar primer Presidente de la Corte Superior de Arequipa, instalada el 27 de Julio de 1825S Felipe Antonio contrajo enlace con Bárbara Josefa de Luna Pizarra, hermana de Francisco Javier de Luna Pizarra., Del matrimonio nacieron cinco hijos, una de los cuales, Margarita de la Torre y Luna Pizarro, casó con Mariano Javier de Belaúnde y Zuñiga.

II.- LOS BELAÚNDE
Manuel de Belaúnde, natural de Vizcaya, fue el primero de ese apellido que pisó nuestras tierras; burócrata segundón, llegó como alférez real, por nombramiento firmado por el Rey Carlos III, fue corregidor de Arica en los años 1776 y 1777. El mismo cargo había desempeñado entre 1761 y 1766 Ramón López de la Huerta, padre de María Mercedes López de la Huerta. Esta no tardó en casarse con el inmigrante, y ambos se radicaron en Tacna, Les nacieron tres hijos: Irene, Juan Francisco y Pedro José de Belaünde López de la Huerta. La primera permaneció en Tacna y, por matrimonio, se emparentó con una antigua familia de la región: Los Basadre. Los otros dos hermanos se instalaron en el valle de Majes, donde se convirtieron en poderosos hacendados.
Juan Francisco de Belaünde López de la Huerta se casó en Majes con Cornelia Zúñiga Castroviejo de Rivera; ella era hija de otro mayorazgo, Isidro de Zúñiga. Juan Francisco y Cornelia tuvieron cinco vástagos: Mariano Javier, Manuel, Tomás, María y Beatriz de Belaúnde y Zúñiga.

III.- LOS BELAUNDE Y LOS DE LA TORRE
Al casarse Mariano Javier de Belaunde y Zúñiga con Margarita de la Torre y Luna Pizarra, sumaron las extensas haciendas que poseían en el valle de Majes. Hijo de ese matrimonio fue Mariano Andrés de Belaúnde y la Torre, nacido en Arequipa en 1849 y muerto en Lima en 1921. El recibió por herencia las haciendas de sus antepasados, ubicadas en el valle de Majes, aunque los fundos estaban sin explotar. Mariano Andrés se dedicó al comercio: adquiría productos de la zona para venderlos en Arequipa. Esta situación permaneció floreciente hasta que llegaron el ferrocarril, (construido de Moliendo a Arequipa), y la guerra con Chile-
El ferrocarril permitió la afluencia masiva de productos llevados del norte del, país, como el azúcar de caña. La competencia hizo, bajar los precios a la sexta parte de su valor anterior en Arequipa; luego, la ocupación chilena favoreció a firmas extranjeras que importaban mercadería europeas baratas y exportaban lana y metales.
Tren y guerra obligaron a Mariano Andrés a prestarle mayor atención a la agricultura. Incursionó en el cultivo de la caña de azúcar. Llegó a establecer un gran almacén en la ciudad de Arequipa y a poseer un lavadero de lanas. Sus negocios se extendieron, por esto último, al Cusco y a Puno; pero le faltaba un medio de transporte masivo para que sus cosechas de caña llegaran a Arequipa, el sistema de recuas de muías era ya muy oneroso. Entonces Mariano Andrés de Belaúnde se preocupó por la prolongación del ferrocarril del sur hasta la zona del valle de Vítor.
Esta obra de ingeniería significaba el beneficio de las tierras eriazas de Vítor, Síhuas, Majes, Camaná y Ocoña, muy oportunamente denunciadas por Mariano Andrés. El ferrocarril también habría de permitir la mejora en la producción de lanas en los distritos altos de las provincias de Castilla, Condesuyos, La Unión y Pariñacochas. Asimismo, el tren posibilitaría la explotación de los yacimientos de bórax, sal y yeso, ubicados muy cerca de la vía que se pensaba construir.
El 8 de Setiembre de 1895 Nicolás de Piérola fue elegido Presidente de la República, y Mariano Andrés, su partidario, ocupo una diputación por Camaná. En Lima, Belaúnde fundó una compañía que habría de construir el ferrocarril inaugurado en 1900. En ese entonces, nuestro personaje poseía fuertes intereses comerciales, agrícolas, mineros y de transporte. Entre el 8 de Setiembre de 1899 y el 7 de Agosto de 1900, Belaúnde fue ministro de Hacienda, cargo concedido por otro presidente y familiar suyo, Eduardo López de Romana. Mariano Andrés de Belaúnde y de la Torre se caso con Mercedes Diez Canseco y Vargas, perteneciente a otra vieja familia de Arequipa. Una descendiente de este tronco es Anel Diez Canseco Távara, esposa de Andrés Townsend Escurra. De aquel matrimonio nacieron ocho vástagos, dos de los cuales actuaron intensamente en nuestra política; Rafael y "Víctor Andrés"
Mariano Andrés Víctor Rafael Belaúnde Diez Canseco adoptó luego el nombre literario de "Víctor Andrés". Pierolista, como su padre y hermano, fue abogado, profesor universitario y escritor; pero se dedicó más a la diplomacia. Llegó a presidir las Naciones Unidas y a ser canciller del Perú en 1957. Siempre católico ferviente, en lo que se aproximó a su íntimo amigo José de la Riva Agüero. Luego de la segunda guerra mundial se alejó de la actividad política. Par su matrimonio con Teresa Moreyra y Paz Soldán, Víctor Andrés Belaúnde resulto vinculado al ex-presidente del Banco Central de Reserva, Manuel Moreyra Loredo.
Rafael Belaúnde Diez Canseco vivió activamente la política. Fue Embajador de Oscar Benavides en México y Chile.. En 1944 organizó el Frente Democrático Nacional, que elevó a la presidencia de la República a José Luís Bustamante y Rívero y cuyo primer gabinete presidió. Rafael Belaúnde contrajo matrimonio con Lucila Terry y García, con quien tuvo cinco hijos: Rafael, ya fallecido, casada con María Teresa Barreda; Lucila, viuda de Miguel Cruchaga, diplomático chileno; Fernando, reelegido Presidente del Perú; Mercedes, esposa de Celso Pastor de la Torre; Juan, casado con Zulema Fernández Dáviia; y Francisco, ex-presidente de la Cámara de Diputados.
Mientras Fernando Belaúnde fue Presidente del Perú entre 1963 y 1968, varios de sus parientes se hallaban vinculados a importantes intereses económicos. Juan Belaúnde Terry, César Belaúnde Guinasi, Manuel Belaúnde Guiñasi, Pedro Belaúnde Guiñasi, edro Belaunde Moreyra, Alberto Benavides de la Quintana (primo), César Belaúnde de Cárdenas (sobrino) y Celso Pastor de la Torre (cuñado), controlaban 46 sociedades anónimas o influían en ellas. Esas empresas tenían inversiones en los siguientes sectores; agricultura, minería, pesca industrial, industria manufacturera, comercio, inmobiliarias, bancos, servicios, finanzas, etc.
Juan Belaunde Terry representaba los interese del grupo Hoschschild. Celso Pastor y Alberto .Benavides de la Quintana formaban parte del grupo -Cerro de Pasco Corporation de los Estados Unidos, César y Manuel Belaúnde Guiñasi eran abogados y directivos del grupo pesquero Vallasino (panameño-norteamericano.), como sostuvoErnesto Farve en "Marka" el 15 de Enero de 1976.

CONCLUSIONES
Podríamos concluir, entonces, que esta oligarquía de casta no se aburguesó. Cambió las formas de la explotación que mantiene desde la Conquista. Se moderniza. Por eso continúa en su rígido patriarcalismo. Viejo tutelaje "paternal" que la hace considerarse la única salvadora de "su" pueblo. Un pueblo constituido, para ella, por seres inferiores a los que acude electoreramente, cada cierto tiempo, "para salvarlo". La oposición no le interesa. Son los derechos adquiridos por el uso tradicional del poder. Las frases que Mariategui nos diría en febrero de 1927 en la revista "La Sierra", fueron ciertas: "En el Perú no hemos tenido en cien años de república una verdadera clase burguesa, una verdadera clase capitalista. La antigua clase feudal, camuflada de burguesía republicana, ha mantenido su predominio”.

PARA BAJAR EL GRAFICOMAS NITIDO INGRESE A http://es.geocities.com/politicajuridica3/BELAUND043.jpg

1 comentario:

Anónimo dijo...

muy interesante mi querido Ore...

Un abrazo,

Omar Canales
Derecho - UNMSM